¿Cuál es el comprobante de seguro necesario para la ruta?

Uno de los dolores de cabeza para tanto automovilistas o motociclistas: decidir qué documentación hay que llevar del seguro a la hora de viajar, especialmente en la ruta. La ley en Córdoba permite tres elementos y no especifica la obligación de un documento en particular.

Suele ocurrir, generalmente a la hora de viajar, que nos ocupamos de poner en regla toda la documentación de y para el vehículo. Y entre lo que debemos tener en cuenta es el seguro.

Qué dice la ley…

En primer lugar, que es obligatorio que el vehículo tenga cobertura. En este sentido, el artículo 106 de la Ley de Tránsito de la Provincia de Córdoba (ley 8560), indica:

ARTÍCULO 106.- SEGURO OBLIGATORIO. Todo automotor, acoplado o semiacoplado debe estar cubierto por seguro, de acuerdo a las condiciones que fije la autoridad en materia aseguradora, que cubra eventuales daños causados a terceros transportados o no.

Igualmente resultará obligatorio el seguro para las motocicletas en las mismas condiciones que rige para los automotores.

Este seguro obligatorio será anual y podrá contratarse con cualquier entidad autorizada para operar en el ramo, la que deberá otorgar al asegurado el comprobante que indica el inciso c) del Artículo 40.

Previamente se exigirá el cumplimiento de la revisión técnica obligatoria o que el vehículo esté en condiciones reglamentarias de seguridad si aquella no se ha realizado en el año previo.

Pero en cuanto a la documentación del seguro a la hora de viajar, el artículo 40 de la Ley indica:

ARTÍCULO 40.- REQUISITOS PARA CIRCULAR. Para poder circular con automotor es indispensable:

c) Que lleve el comprobante de seguro obligatorio, en vigencia, previsto en esta Ley

Y el decreto que reglamenta esto (Decreto Reglamentario 318/07) en el mismo número de artículo señala lo siguiente

Artículo 40.- REQUISITOS PARA CIRCULAR

c) El comprobante consiste en la póliza, o la tarjeta con número de póliza y vigencia provista por la Compañía Aseguradora, o la constancia de pago del seguro.

Entonces…

Esto quiere decir que por un lado no es una elección personal que el vehículo esté asegurado, sino que es obligatoria la cobertura (al menos contra terceros y anual)

En este sentido, por señalar dos casos, si compramos un cero kilómetro, sea auto o moto, lo mejor es elegir previamente la compañía aseguradora y que ellos mismos vayan a la concesionaria para salir del establecimiento con la cobertura.

De esta manera, además de estar en regla, evitaremos cualquier dolor de cabeza que podamos tener, por ejemplo en caso de un siniestro (hay casos que chocan a la salida del concesionario)

Si compramos un vehículo usado, arreglar con la compañía que hasta el momento da la cobertura y darle continuidad o buscar una nueva aseguradora de nuestro gusto o confianza.

Por otra parte, la norma nos señala que para circular es necesario contar con alguna documentación que acredite que el rodado está asegurado. Sin embargo, no obliga a uno en particular sino que nos da la opción de tres elementos: la póliza, el carnet/tarjeta que da la aseguradora, o e comprobante de pago.

Es decir que al momento de viajar podremos tener cualquiera de estos elementos, o todos ellos. En este sentido, no deberemos tener inconvenientes con la Policia Caminera, que aplica esta ley, en el aspecto de que presentemos en un control el carnet o tarjeta cuando nos pida el comprobante de seguro.

Y si bien puede solicitar el comprobante de pago a la compañía aseguradora por la cobertura ya que está previsto por la ley, no es obligatorio, por lo que demostrar con alguno de las otras dos documentaciones será suficiente.

No obstante, si no se tiene ninguna forma de certificar de que el automotor cuenta con la cobertura, ahí sí estaremos en falta y podremos recibir una multa.

Multas

La misma ley prevé sanciones para quienes no cumplan con los distintos requisitos que se exigen. En el caso de la documentación y el seguro, hay un apartado especial.

El Codificador de Infracciones de Tránsito, que es el cuadro con el listado completo de las faltas a la normativa, contempla el conducir sin contar con la cobertura de seguro vigente o su comprobante, y el no exhibir o negarse a suministrar la documentación o información exigible a la autoridad competente.

Esto quiere decir que tanto si no le damos la documentación que nos pida el efectivo policial (porque no la tenemos o no queremos), al igual que si no tenemos el comprobante del seguro o no tenemos el vehículo asegurado, podremos ser multados.

Para ambos casos la sanción es de entre 100 y 200 UF además de la quita de 2 puntos de la licencia de conducir. Vale recordar que las 100 Unidades Fijas de Multa equivalen a la misma cantidad de litros de nafta premium a valor actualizado del YPF del ACA de Córdoba.

Fuente: transitocordoba.com

Anuncios

Si salís a la ruta: ¿Cómo deben viajar los niños?

Como lo mencionamos en reiteradas oportunidades, a la hora de salir con el vehículo se deben tener en cuenta una serie de cuestiones y no sólo cuando se va a transitar por la ruta, sino también por las zonas urbanas. En este caso, veremos cómo deben viajar los niños en el auto, si pueden ir en moto, teniendo en cuenta la ley y lo que sucede en la práctica, además de aclarar algunas de las consultas más frecuentes.

En primer lugar, queremos hacer mención a algunas de las consultas más frecuentes que recibimos sobre este tema. No se puede, bajo ninguna forma, llevar a un niño en brazos, ni en upa de un adulto, y mucho menos que use el mismo cinturón que la persona mayor o lo compartan con otro menor.

Estas conductas son de altísimo riesgo y si tanto queremos a los niños, tendremos que aprender a trasladarlos en el auto o cualquier otro vehículo para cuidar su integridad física, ya que en muchos casos (por no decir todos) no pueden decidir por ellos mismos. Se acepta que existan algunos que no sepamos y lo hagamos por desconocimiento, pero realizar alguna de estas cosas son una locura. Pero dejemos de hablar y veamos.

Como deben viajar los niños en el auto

Si bien la actual Ley Provincial de Tránsito de Córdoba (N° 8560 T.O 2004) y su Decreto Reglamentario (318/07) no son muy específicos a la hora de hablar sobre este tema, se establece en varias oportunidades algunas prohibiciones y otras indicaciones de cómo deben trasladarse a los menores de edad.

En el artículo 39 de la Ley Provincial se establece que:

Está prohibido circular con menores de diez (10) años situados en los asientos delanteros del vehículo, salvo que utilicen dispositivos especiales homologados al tal efecto.

Como consecuencia, significa que cualquier niño o niña que tenga menos de 10 años de edad no podrá viajar en el asiento de adelante de un auto o camioneta. No obstante, si lo hacen con las sillitas o booster (que veremos más adelante) no estarán infringiendo este artículo de la norma.

Esto quiere decir que en el caso de las camionetas de cabina simple, o los autos con sólo dos asientos podrán llevar a un menor de 10 años de edad en la parte delantera, pero obligatoriamente con la sillita. En este mismo sentido, se recuerda que si el vehículo cuenta con airbag en el asiento en el que viajará el niño deberá desactivarse.

Por qué usar los SRI o sillitas

En la ley y en el decreto se indica que los menores deberán viajar con los “dispositivos homologados a tal efecto”, y si bien no se especifica se entiende que se trata de los Sistemas de Retención Infantil, más conocidos como las sillitas o booster. Estos son elementos de seguridad diseñados para que los niños y niñas puedan viajar no sólo cómodamente sino sobre todo de manera segura.

Tengamos en cuenta que el cinturón de seguridad para su utilización correcta debe cruzar debajo del cuello y pasar debajo de la panza. Las razones de esto es que en la parte superior si va en el cuello en una frenada presionaría sobre esta parte del cuerpo generando una asfixia o rompiendo tejidos, quebrando huesos y otras lesiones que nos quitarían la vida casi inmediatamente.

Y si el cinturón pasara sobre la panza, en el caso de un choque nos podría aplastar los órganos que se encuentran en el tórax del cuerpo, incluida la boca del estómago que nos dejaría sin aire además de ocasionar graves heridas internas. Esto, principalmente para las personas con sobrepeso o las embarazadas, deben utilizar el cinturón debajo de la panza y no sobre ella.

Esta explicación vale para los menores. Imaginemos que le queremos poner el cinturón a una niña de 4 años, el mismo no está diseñado para esta personita por más que querramos, es por eso que deberemos utilizar la sillita o el booster. Esto, para realizar una analogía simple y rápida, sería querer que la misma niña use la ropa de su hermana de 15 años.

Los SRI o sillitas

Existen dentro de los Sistemas de Retención Infantil distintos modelos, cada uno para una edad, peso y altura diferente. En total suman 5 los grupos, como señala Mamá y Niños Seguros:

  • Grupo “0” Para niños con peso menor de 10 kg. (Hasta un año)
  • Grupo “0+” Para niños con peso menor de 13 kg. (Hasta un año)
  • Grupo “I” Para niños con peso de 9 kg a 18 kg (Entre 1 y 4 años)
  • Grupo “II” Para niños con peso de 15 kg. a 25 kg. (Entre 4 y 6 años)
  • Grupo “III” Para niños con peso de 22 kg a 36 kg (Desde los 6 años, hasta los 150cm)

sistemas-retencion-infantil-cuadro

Aunque las edades son determinantes a la hora de elegir qué dispositivo se debe usar, se debe tener más en cuenta el peso y la altura del menor, ya que no todos los niños y niñas son iguales siquiera a la misma edad. Por ejemplo, algunos chicos suelen ser más gorditos o más altos a diferencia del resto. Pero vamos a ver un poco más en detalle los grupos.

Grupo 0. A partir de que el recién nacido sale del hospital debe usar un SRI tipo cuna, que se coloca de forma transversal (a lo largo del asiento de atrás) y se sujeta con los cinturones de seguridad laterales (los de los costados, no el del medio). Sin embargo, por problemas de importación no son muy frecuentes en Argentina.

Grupo 0+. Para este grupo se utilizan los llamados “huevitos”, que servirán para trasladar al niño hasta que cumpla el año de edad. Este, a diferencia del resto de los SRI, se debe llevar en sentido contrario, es decir que mirará a la luneta. También se aclara que debe ir inclinado.

Grupo I. A partir de esta edad se usan las conocidas sillitas, o también llamadas butacas. Estos SRI serán para los niños que tengan entre 1 y 4 años de edad. En este y los casos siguientes, los dispositivos estarán en el mismo sentido que el resto de los ocupantes, es decir que mirarán hacia adelante y no a la luneta como ocurre con los huevos (grupo 0). Las sillitas o butacas se ajustan con el cinturón de seguridad del vehículo y a su vez el menor deberá usar el correaje que tiene el dispositivo.

Grupo II. Este grupo usa ya una butaca que permite que el niño pueda utilizar el cinturón de seguridad que tiene el vehículo instalado de fábrica. Lo que tiene como objeto la sillita en este caso es elevar al menor y darle un mejor respaldo que el del asiento, además de tener protección a los costados.

Grupo III. Cuando el niño llega a los 150 cm de altura (un metro y medio) significa que ya estará en condiciones de poder utilizar el cinturón de seguridad del auto, sin la butaca. No obstante, se utiliza el dipositivo llamado “booster” que eleva la altura del menor y sujeta de los costados.

Dónde se compran y cuánto cuestan

En este punto vale destacar algo, y aunque es una “frase hecha”, la vida no tiene precio (para todo lo demás existe una tarjeta, como dice la famosa publicidad). Es por eso que a la hora de comprar uno de estos elementos tengamos en cuenta que si adquirimos un usado no sabremos el uso que se le dio y en qué estado se encuentra, por lo que si está deteriorado podría equivaler a que el menor no use nada.

Asimismo, si bien todos los modelos de los dispositivos están homologados y se prueban, como en todo existen calidades diferentes. Hay algunas marcas que más allá de inspirar confianza por ser conocidas podrían ser buenas pero no excelentes, al igual que hay algunas otras que no tienen mucho marketing pero son destacables productos. No obstante, veamos.

Luego de una consulta a una casa que se dedica a comercializar productos para mamás y bebés nos indicaron que una sillita que soporta niños entre 0 y 18kg cuesta entre $3.400 y $5.500, por ejemplo, una Nania Cosmo sale $3.400, mientras que una Cosmo Ferrari $4.500, en tanto que una Intanti con isofix $5.500

Las butacas para menores de hasta 25kg el precio es entre $1.800 y $5.000, por ejemplo, una marca Love cuesta $1.850, una Joie Stages $4.630 y una Premium Baby a $4.900

Un booster con respaldo para niños y niñas entre 9 y 36kg cuesta, por ejemplo, una Infanti V7 $2.700 mientras que una Chicco Neptune $6.400

Por otra parte, un booster también con respaldo pero para menores entre 15 y 30kg cuesta cerca de los $3.700, en tanto que booster sin respaldo un Avanti tiene un precio de $730 mientras que una Graco $1.030

Cuando se vayan a comprar los huevos, butacas o booster se recomienda una nueva y que la vendan en un local que se dedica a la comercialización de estos productos, como las casas para bebés y mamás.

No es recomendable adquirirla en un súper o por internet, ya que uno no tiene posibilidad de sacarse las dudas y en algunos casos no se tienen muchas garantías del dispositivo.

 

fuente: transitocordoba.com

¿No te quieren recibir la tarjeta de débito en las estaciones de servicio?

Cuando se carga combustible, suele ocurrir que algunas estaciones de servicio se niegan a recibir como forma de pago la tarjeta de crédito o la de débito. Sin embargo, los establecimientos no pueden rechazar que el usuario abone de esta manera.

Esto se debe a una serie de normativas en relación a ambos ítems, la estación de expendio de combustible y las tarjetas.

Por un lado, si se quiere abonar con tarjeta de crédito o débito por comodidad o falta de efectivo, vale destacar que el establecimiento no puede cobrar ningún tipo de recargo.

Esto en base a la Ley Nacional 25.065 (ley de tarjetas de crédito) que en su artículo 37 establece que no se podrá efectuar diferencias de precio entre operaciones al contado y con tarjetas (es decir, el establecimiento cobrar recargo) al mismo tiempo que aceptar las tarjetas de crédito que cumplan con las disposiciones de la ley.

A su vez, si se abona con tarjeta de crédito en un solo pago el mismo equivale al efectivo, por lo que no puede haber una diferencia extra en esta modalidad.

Por otra parte, desde la estación de servicio no se pueden negar a que el usuario pague con tarjeta argumentando un mínimo de consumo. Esto como consecuencia que desde el año 2001 existe un Decreto (N 1548) de la AFIP que establece que los comercios deberán aceptar pagos por este medio superior a $10.

Es decir, si uno carga combustible y lo que se tiene que pagar es mayor a diez pesos el establecimiento no podrá negarse a recibir la tarjeta.

Por qué no reciben. A pesar de las normas, las estaciones de servicio no fomentan esta forma de pago. Otras, directamente no cuentan con el posnet que permite realizar el cobro aunque también existen las que tienen instalados todos los sistemas necesarios pero rechazan que el usuario abone de esta manera.

Una de las principales razones con las que suelen excusarse los titulares de los establecimientos son las comisiones de las tarjetas y por otra parte, los gastos que implica mantener el servicio.

Controles y sanciones. La AFIP ratificó que los comercios deben aceptar tanto las tarjetas de crédito como las de débito asimismo que señalaron que realizarán controles y aplicarán sanciones en los casos que corresponda, según publica el medio especializado Surtidores.

 

Fuente: transitocordoba.com

Qué hay que saber sobre el traslado de mascotas en el auto

En los últimos días, se conocieron a través de las redes sociales una serie de imágenes en la que un auto llevaba a un perro en una jaula, la cual se encontraba en la parte trasera externa.
Al respecto, ¿Qué pasa en Córdoba? ¿Qué dice la ley? ¿Cuáles son las formas correctas de llevar un perro? ¿Cuánto salen los elementos de seguridad? ¿Hay multas por llevar una mascota en el auto por la ruta?
En la provincia de Córdoba rige actualmente la Ley N°8560, que regula todo en materia de tránsito. La normativa se aplica en las rutas provinciales y nacionales, al igual que en algunas localidades del interior que adhieren a ella. Esta misma norma es la que aplica la Policía Caminera en los controles de ruta.

¿Qué dice la ley, hace mención al traslado de animales? Sí, lo hace en el artículo 39. ¿Y qué dice? Señala que el conductor debe procurar su seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía.Además de que se debe procurar la adecuada colocación de objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos, ya sea mientras se conduce normalmente o en caso de una maniobra de emergencia.

¿Cuáles son los elementos de seguridad para llevar un perro en el auto? En el mercado actual, existen dos elementos que sirven para trasladar al animal. Por un lado, un arnés conocido también como el “cinturón de seguridad para perros”, y por otro lado los caniles, que son como las cajas que se utilizan en el aeropuerto.

¿Hay multas por transportar una mascota? Sí y no. El Codificador de Infracciones de Tránsito que utiliza la Policía Caminera en la actualidad no tiene tipificado como una falta el llevar un perro en un auto, aunque sí lo hace en caso que el conductor del vehículo lleve en brazos un animal, o éste se encuentre del lado izquierdo.

Fuente: transitocordoba.com

La autorización de escribano para el uso del auto es válida

Durante mucho tiempo ha sido -y sigue siendo- motivo de discusión (y duda) si la autorización a conducir realizada por un escribano público se toma como válida. Y si sirve como reemplazo de la cédula azul, la cual habilita a un tercero a utilizar un vehículo. A raíz de esto, las autoridades de los Registro del Automotor aclararon la situación.


La duda de si es válida como autorización de uso de un vehículo efectuada por escribano público llegó a tal punto que el propio presidente del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires le envió una nota al titular de la Dirección Nacional del Registro de la Propiedad Automotor (DNRPA) para que le de una respuesta sobre el caso.

Sucede que es de larga data la confusión, principalmente entre los inspectores municipales, policías, y otras autoridades de control de distintas fuerzas de seguridad, si la cédula azul puede ser reemplazada por el documento firmado por un notariado. Esto a raíz de que muchos automovilistas ante un control suelen presentar el papel de autorización del escribano y no la cédula, y en algunos casos termina en una multa y hasta la retención del vehículo.

Sin embargo, esto no debería de ser así. Hace unos meses, desde la DNRPA le respondieron al Colegio de Escribanos que la autorización firmada por el notariado es válida tanto como la cédula azul, siempre en materia de la habilitación a un tercero de usar el auto.

Vale la aclaración de que el escribano puede, a pedido del titular del vehículo (es decir, el dueño), certificar de que ésta persona le da permiso a otra (por ejemplo, un pariente) a usar, manejar y viajar con el auto, pero no habilita a conducir en el sentido de que esta autorización no reemplaza el carnet de conducir. Es decir, el documento cumple el mismo rol que la cédula azul.

No obstante, desde el Registro del Automotor aclaran de que además de la autorización del escribano se deberá viajar con la tarjeta verde (que se entrega con la compra o transferencia del vehículo), sin importar su antigüedad.

Al mismo tiempo, señalan que no debería haber problemas con la Ley Nacional de Tránsito (Ley N° 24.449), especialmente el artículo 40 que establece los requisitos para circular. En este sentido, indican que la normativa exige portar la cédula de identificación del automotor, y que la autorización realizada por escribano cumple esa función.

¿Dónde se puede leer la nota? Podes ver la original y descargarla:

Fuente: transitocordoba.com